Alfred Eisenstaedt y su famoso beso

Entrada previamente publicada como colaboración en el Blog Sales de Plata.

Hay fotografías que se convierten en míticas tanto para los aficionados como para la gente en general. Todo el mundo las reconoce aunque se ignore el nombre del autor. Son fotografías emblemáticas mil veces reproducidas en todos los medios e incluso en algunos casos representan una época, un acontecimiento, un estilo de vida o una forma de hacer fotografía que ya no se lleva.

Uno de estos emblemas es la que traigo a esta entrada con la intención de contar brevemente su historia y finalizar con una pequeña aportación personal… pero no adelantemos acontecimientos.

El beso

Sólo hay que echar un fugaz vistazo a la imagen para saber que se trata del archiconocido beso que Alfred Eisenstaedt captó durante las celebraciones callejeras del final de la II Guerra Mundial en Nueva York.  En efecto, los japoneses anunciaron su rendición el 14 de agosto de 1945 tras el lanzamiento de las bombas atómicas norteamericanas en Hiroshima y Nagasaki los días 6 y 9 de agosto respectivamente. Al conocerse la noticia la alegría estalló en las calles de muchas ciudades de Estados Unidos, entre ellas Times Square en Nueva York. La gente salió en masa a celebrarlo, los besos, los abrazos, las felicitaciones y el alcohol sirvieron de escenario para los muchos fotógrafos que quisieron captar esos momentos.

Eisenstaedt cargó sus leicas con Kodak Super-XX y se dispuso a inmortalizar el V-J Day, como desde entonces es conocido aquel 14 de agosto de 1945.

Ésta película en blanco y negro tenía una sensibilidad de ISO 250 y era la más utilizada por los fotoperiodistas de la época hasta que en 1954 la misma Kodak sacó la mítica Tri-X Pan ISO 400.

Él propio fotógrafo mostraba también su euforia con besos ante la poco amigable mirada de algunas viandantes quizás un poco escasas de ellos.

Alfred Eisenstaedt

Según cuenta realizó muchas tomas pero ninguna le parecía que tuviera demasiado interés, no encontraba la escena con la fuerza suficiente para representar la alegría desbordada de un día histórico hasta que de repente algo captó su atención. Un marinero se acercaba rápidamente a una joven y guapa enfermera de inmaculado uniforme blanco, el fotógrafo alzó su Leica justo en el momento en que el marinero la asió por la cintura depositando un beso en sus labios que ella recibió en una postura elegantemente cinematográfica, parecería que era consciente que ese beso sería inmortal y quiso que además fuera bello. En unos pocos segundos Alfred Eisenstaedt disparó cuatro veces su cámara a f:8 y 1/125, posteriormente revelaría la película con D-76 durante 20 minutos a 20 ºC y decidiría que el segundo disparo era el bueno, el que formaría parte del reportaje publicado por la revista LIFE el 27 de agosto de ese año 1945 con el siguiente pie de foto: “In the middle of New York’s Times Square a white-clad girl clutches her purse and skirt as an uninhibited sailor plants his lips squarely on hers.”

1y2

3y4

Portada de LIFE 27 agosto 1945

No fue el único que se fijó en la escena. El New York Times del día 16 publicó una imagen del fotoperiodista Victor Jorgensen titulada Kissing the War Goodbay. Sin embargo, pese a la similitud, sería la imagen de Eisenstaedt  publicada once días más tarde la que alcanzara la inmortalidad. El corte por abajo elimina lo que para mi gusto personal es una de las características más importante de esta fotografía… el pie de la enfermera, la postura de esa pierna es imprescindible para hacerla única y dotarla de esa personalidad que la convierte en icónica:

victor jorgersen

El pasado mes de mayo la conocida casa de subastas de material fotográfico WestLicht Photo Auction, en Viena, ofreció la Leica IIIa con que se tomó la fotografía. El precio de salida era de 12.000 € y finalmente fue vendida por 114.000 €. También se subastó una copia de 30’5 x  44’5 cm de la famosa fotografía hecha a partir del negativo original y firmada por el fotógrafo, que alcanzó los 24.000 €.

La cámara en cuestión se fabricó entre los años 1935 y 1948, lleva el nº de serie 238716, está equipada con un objetivoSummitar de 50 mm f:2 nº de serie 658134 compuesto por 7 elementos en  4 grupos y un diafragma de 10 palas. Además lleva un visor VIOOH fabricado por Ernst Leitz en 1939-40  con nº de serie 60637. He aquí una imagen de la misma:

leica-iiia-de-alfred-eisenstaedt

Y la pequeña aportación personal de la que os hablaba al principio: una imagen de mi Leica IIIa… Posiblemente no llegue a venderla por 114.000 €, pero claro, nunca ha tomado una foto como ese beso ni yo soy Alfred Eisenstaedt:

mi leica iiia

Advertisements

About anfluque

ElVeterinarioBibliotecarioAfotador
This entry was posted in Alfred Eisenstaedt, Sales de Plata and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s