La peripecia de una Nikon F3

A veces se leen historias o se oyen comentarios sobre malas experiencias en la compra de objetos diversos en páginas como ebay y similares, por lo que uno se pone en guardia cuando la más mínima sospecha de ser víctima de algo así se aprecia en el horizonte. Sin embargo puede suceder que lo que comenzó como una mala experiencia acabe mejor de lo esperado.

Hace tiempo, no recuerdo cuando con exactitud, compré una cámara barata a un vendedor de algún país del Este, tampoco recuerdo cual. Pasaban los días y no me llegaba el pedido. Intenté contactar con el vendedor a través del propio ebay pero sin éxito, no había respuestas. Finalmente procedí a una reclamación formal tal como establece el propio portal y su herramienta de pagos, PayPal. Ellos determinan un plazo de espera en el que reclamarán al vendedor, transcurrido el cual, si no han conseguido nada, proceden a devolver el importe íntegro al comprador. Y eso es lo que me pasó, recuperé el dinero sin mayores problemas. Algo tuvo que sucederle a aquel buen hombre, algo que le impidió completar la venta e incluso dar explicaciones o alguna señal de vida, al fin y al cabo era un vendedor con cierto número de ventas aprobadas con el voto positivo de los compradores. Igual hasta se murío el pobre antes de poder enviar la cámara, vaya usted a saber.

El segundo caso sospechoso me ha sucedido recientemente con un vendedor, también en ebay, aunque en ésta ocasión español, de Almería. Tenía en subasta una Nikon F3 con su motor original MD4 a un precio de partida de 150 €,  acompaña el anuncio con dos fotos de la cámara que no permiten hacerse una idea de su estado porque son bastante malas. Tampoco la descripción informa de mucho, se limitaba a decir que la cámara funciona:

F3

Se trata de un vendedor nuevo, con una única venta, eso sí, con voto positivo. Toda esta falta de concreción y el hecho de no ser un vendedor consolidado me hizo dirigirme a él preguntándole más detalles, a lo que respondió pronto indicándome cosas de la cámara y hablándome de él y de una web que tenía, algo así como para convencerme de que era alguien “de verdad” y no un anónimo que desaparecería sin dejar rastro. Esperé hasta los últimos momentos de la subasta para pujar, fui el único, por lo que me llevé la cámara por el precio de salida.

Esto sucedía el día 1 del presente mes de noviembre, festivo y viernes. Le pedí datos bancarios para efectuar el pago mediante ingreso en cuenta en lugar de hacerlo por Pay Pal, me los facilitó y el lunes día 3 deposité en su cuenta los 150 € más 12 por el envío. Hasta aquí todo normal, ya sólo quedaba esperar para ver el estado real de la cámara y comprobar su funcionamiento. Pero, una vez más, los días van pasando y la cámara no llega. Mi inquietud comienza transcurrida más de una semana sin noticias. A través de ebay intento comunicarme con él… no hay respuesta; nuevo intento… sigue sin responder. Miro en la web que me había indicado y allí consigo una dirección de correo electrónico a la que le escribo en tono desabrido y le pregunto si ha enviado ya la cámara. Tras dos días sin respuesta me escribe diciéndome que había tenido un bebé y estaba escaso de tiempo pero que en breve lo haría. En ese correo incluye un número de móvil, lo cual me tranquiliza un poco. Pero aún tardó cuatro días más en dejar el paquete en Correos.

Un viernes me dejan el aviso de Correos y el sábado por la mañana acudo con cierta emoción a recogerlo. No espero a llegar a casa para abrirlo, me meto en un bar junto a la propia oficina de Correos y deshago con premura el paquete. La cámara viene con el MD4 montado, lo primero que hago es accionar la palanca de carga y apretar el disparador… ¡nada! Ufff, qué mala espina me da. La reviso con detenimiento y veo que está bastante sucia. Las pilas llenan el compartimento del motor, son ocho bien colocadas en su sitio; entonces pienso que pueden estar agotadas y por eso no dispara. La F3 es una cámara que necesita energía para su funcionamiento, no es como su antecesora F2, totalmente mecánica. Al llegar a casa echo un vistazo a un manual de uso y veo que hay un botón que permite disparar cuando las pilas están agotadas aunque sólo lo puede hacer a una velocidad de 1/80. Cargo, lo acciono y cralck (onomatopeya mala del sonido celestial de Nikon), el espejo se levanta y el obturador se abre y se cierra. O sea, funciona y no tiene baterías, es mi conclusión.

Primera tarea, efectuar una limpieza del polvo acumulado, frotar la piel con Nivea para rehidratarla y una vez hecho esto le coloco un objetivo Nikkor de 50 mm y f/1.4, tras lo cual ofrece esta bonita imagen:

F3 lateral

Al quitar las pilas veo un borne ligeramente sulfatado, lo limpio y quedo a la espera de hacerme con un juego nuevo de 8 pilas AA. Cuando las tengo me apresuro a colocarlas en su sitio, acciono la palanca de carga, pulso el botón de disparo y… ¡nada! Sigue sin funcionar. En un correo le expongo al vendedor que la cámara no funciona. Le cuento que he usado pilas nuevas y la he limpiado y que, por tanto, quiero proceder a su devolución y reintegro de lo pagado, a lo que no se opone. Pasan unos días pero el dinero no aparece en mi cuenta bancaria, así que le llamo por teléfono y queda en hacerme la devolución cuando pase el fin de semana.

Como aún quedan unos días para reintegrarla se me ocurre que debería comprobar si funciona sin el motor, es decir poniéndole las dos pilas de botón que necesita el cuerpo, así que las compro, las instalo, la pruebo y ¡bingo, por fin escucho el agradable sonido del disparo de la F3! Rápidamente vuelvo a escribirle un correo proponiendo quedarme con la cámara y devolver el motor a cambio de la devolución sólo de una parte del importe que deberíamos acordar. Mientras espero respuesta otra ocurrencia me viene a la cabeza, voy a sacar las pilas del MD4 y a limpiar los contactos del fondo del compartimento ayudándome de una pinza con una pizca de papel de lija en el extremo. También limpio un contacto más accesible que aparece con el polvillo verdoso o azulado adherido, lo desprendo  con un fino destornillador y lo lijo. Sólo por probar, ya sin esperanzas de que funcione, ajusto las pilas en su sitio e introduzco el soporte en el motor, pulso un pequeño botón de comprobación de carga… ¡joderrrr, se encienden las dos lucecitas rojas indicadoras de que hay energía! Otra vez, deprisa, ansioso, giro la palanca de avance de la película, pulso el disparador y ¡CRALCK! ¡DISPARA! Lo pruebo una y otra vez cambiando las velocidades de obturación, los diafragmas y cada vez que aprieto el botón oigo la maravillosa respuesta de la cámara:  ¡CRALCK!, ¡CRALCK!, ¡CRALCK!, ¡CRALCK!, ¡CRALCK!

Contento de ver como se ha solucionado el inicial problema escribo de nuevo al vendedor del que todavía no he obtenido respuesta a mi propuesta anterior de quedarme con la cámara y devolver el motor. Le cuento la peripecia y ofrezco quedarme la cámara sin que me devuelva nada. También le envío un SMS para asegurarme de que se ha enterado. Por supuesto tampoco me responde.

Pero sí, se ha enterado. Hoy, 29 de noviembre, casi un mes después del comienzo de esta historia he visto que me ha dado su voto positivo como comprador en ebay. Yo, en respuesta, también le he votado positivamente, aunque con anterioridad pensara darle la peor de mis opiniones como vendedor. Después de todo ya tengo mi deseada F3, con algo de sufrimiento pero a un buen precio.

Advertisements

About anfluque

ElVeterinarioBibliotecarioAfotador
This entry was posted in Nikkor 50mm f/1.4, Nikon F3 and tagged , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to La peripecia de una Nikon F3

  1. javier says:

    hola. tengo un problema parecido al tuyo. el motor esta sulfatado, lo está reparando un amigo, pero le he puesto pilas nuevas a la cámara (lr44 alcalinas) y el disparador no va….ni el fotómetro (me he asegurado de que está activado) Solo dispara en 1/60 mediante la palanquita que está junto a la montura. he probado en los modos b y x con el disparador por cable, y tampoco. Por favor, a ver si me puedes echar un cable, no seque puede ocurrir. Un saludo

    • anfluque says:

      Hola:
      Siento la tardanza pero no había visto tu pregunta hasta ahora.
      No puedo ayudarte sin ver la cámara pero por lo que dices parece que no le llega energía para disparar y tan solo lo hace en la velocidad mecánica que tienen todos esto modelos.
      No sé de dónde erres pero lo mejor es que se la hagas llegar a algún taller de reparaciones, ellos te la dejarán como nueva y merece la pena.
      Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s